Esta web utiliza cookies analíticas para mejorar la experiencia de los usuarios.
Política de Cookies

Se consideran situaciones urgentes todas aquellas que requieren ser atendidas con la mayor brevedad posible, ya sea para garantizar el éxito del tratamiento o por la gravedad del problema o cuadro clínico.

Urgencia dental

Algunas de estas situaciones que requieren un tratamiento de urgencia son:

  • Caries que afectan al nervio: las bacterias que han causado la caries han entrado en contacto con el interior del diente donde discurre el nervio y los vasos sanguíneos. Esta situación además de generar un dolor muy intenso en la mayor parte de las ocasiones da lugar a una infección cuya severidad varía según el tiempo que lleven las bacterias en contacto con el nervio o pulpa del diente.
  • Gingivitis
  • Piorrea
  • Flemón o celulitis: es la inflamación de la cara o de la encía que rodea un diente. Suele estar dolorosa la zona y enrojecida y caliente, a veces sale a través de la encía un líquido de color amarillento o pus a la presión. Son situaciones en las que ya se ha instaurado una infección en los tejidos o en la piel que rodean el diente. Necesitan un tratamiento antibacteriano adecuado y la eliminación de la causa que ha provocado esta infección. Si no se tratan con rapidez la infección puede avanzar a otras áreas y comprometer las funciones norma del organismo.
  • Sinusitis: es la infección o inflamación de una membrana ubicada en el seno maxilar que es una cavidad hueca a los lados de la nariz que interviene en la limpieza del aire que respiramos y en la fonación. Los síntomas son dolor de cabeza, sensación de presión en las zonas laterales de la nariz, salida de moco por la nariz, voz gangosa. Los síntomas son parecidos a los de un resfriado. La causa puede ser un virus respiratorio o una infección de origen dental o bucal.
  • Traumatismo dental: tras recibir un golpe en los dientes o en la cara, los dientes se ven desplazados o fracturados. Si se ha producido una fractura, las bacterias presentes de forma normal en la boca pueden acceder al interior del diente a través de la zona fracturada. Si lo que se ha producido es un desplazamiento, la reposición con rapidez del diente en su lugar adecuado puede condicionar la necesidad de tratamientos adicionales o el mantenimiento en el tiempo del diente.
  • Pericoronaritis: Es la inflamación de los tejidos que rodean la corona de un diente. Es una afección habitual en las muelas del juicio o cordales inferiores, ya que suelen carecer del espacio adecuado para su erupción correcta. Además por su ubicación tan posterior la higiene correcta suele ser complicada y en algunos casos imposible. El acúmulo de bacterias en esta zona que no se puede limpiar correctamente causa una infección. La ubicación tan posterior de esta infección hace que quede cercana a zonas como la lengua o la vía respiratoria. Para evitar complicaciones mayores es conveniente acudir con brevedad a una clínica dental para su correcta valoración.
  • Trismus o dolor en la apertura de la boca que da lugar a una limitación importante de la función. Es ocasionada por la inflamación de músculos y tejidos que rodean la articulación temporomandibular. Su ausencia de tratamiento puede derivar en un bloqueo de la apertura o cierre bucal. Comienza con un dolor en la zona cercana al oído o en los músculos que influyen en la masticación. Otro signo que puede hacernos sospechar es el chasquido de la articulación junto con dolor al abrir o cerrar la boca.

¡Primera visita GRATUITA!

Ven a nuestra clínica dental y te ofreceremos una visita inicial sin coste.
Te daremos un diagnóstico de tu salud bucal sin compromiso.

Contácta Ahora